REALIDAD VIRTUAL EN LA CUEVA DE NERJA

Las áreas no visitables de la Cueva de Nerja y su increíble patrimonio en arte rupestre, que no se muestra por motivos de conservación, serán ofrecidos al público gracias a la última tecnología.

Asimismo, la cavidad tendrá una accesibilidad virtual para todos aquellos que, actualmente, no pueden contemplarla por motivos de salud, dado que cuenta con más de 400 escalones en su recorrido.

La Realidad Virtual permite acercar este Bien de Interés Cultural a todos, mostrando al completo los tesoros que guarda en su interior. Así, serán visitables tecnológicamente todas sus galerías y ese arte rupestre de incalculable valor. Cada rincón de la cavidad podrá contemplarse y conocerse gracias a unas gafas que incorporan esta innovación tecnológica y que permiten vivir la experiencia de encontrarse en un determinado lugar mediante la imagen envolvente.  

El presidente de la Fundación Cueva de Nerja, Teófilo Ruiz, y su gerente, José Mª Domínguez, han presentado en Fitur este objetivo de accesibilidad virtual para poder mostrar al completo y a todos la internacional cavidad.

La implantación de la Realidad Virtual en la gruta se enmarca dentro del proceso de modernización que se está llevando a cabo en la Cueva de Nerja, con la incorporación de tecnologías que permiten una mejor experiencia al visitante.

Con esta simulación virtualizada se mostrará al público el sector de la cavidad que no es visitable hasta la fecha y que comprende las Galerías Altas y las Galerías Nuevas. Igualmente, se podrá contemplar todo el arte rupestre que alberga la cueva y los secretos que se esconden en muchas zonas que, actualmente, no pueden conocerse por el público por motivos de conservación o por dificultad de acceso.  

El proyecto plantea 2 salas, cada una de ellas contará con una capacidad de en torno a 65 personas. De esta manera, los visitantes de la cueva, una vez terminado el recorrido físico, se incorporarán a una de las dos salas, para vivir este espectáculo de realidad virtual. Asimismo, las personas que no pueden acceder al recorrido de la cueva, podrán contemplarla desde estos espacios y vivir la experiencia de sentirse dentro de la gruta.

Las salas proyectadas medirían unos 150 metros cuadrados cada una. El motivo de que sean dos, es el de permitir que haya un flujo de entrada de público, para que puedan pasar los visitantes que salen de la cavidad.

Redacción queenmalaga.es